Las deudas no mueren con la persona

El Muro Legal

Uno de los mitos más famosos sobre las deudas es que estas desaparecen cuando la persona que las tenía fallece, sin embargo, esto no es cierto. El abogado Benjamín Gutiérrez, de BG&A Abogados, explica de dónde viene esa mala interpretación y cómo prevenir que tras un fallecimiento nuestra familia deba lidiar con el proceso legal de nuestras deudas.  

Luego de que una persona muere y se da inicio al proceso sucesorio, el juez o notario deberá proceder con la publicación del edicto de ley en el Boletín Judicial, otorgando 15 días hábiles para que cualquier interesado o acreedor reclame ante un juzgado el pago de la deuda que dejó la persona fallecida. Uno de los casos más comunes son las tarjetas de crédito.  

Tarjetas de crédito. En nuestro país hay colocadas casi tres millones de tarjetas de crédito, de las cuales por lo menos la mitad tienen un saldo por pagar, según datos del Ministerio de Economía Industria y Comercio.  

Cuando una persona muere y deja una deuda por tarjetas de crédito, la mayoría de bancos o entidades financieras seguirán adelante con el reclamo de la deuda en sede judicial, lo que les obligará a ser parte del proceso sucesorio para que el patrimonio de la persona fallecida responda por las obligaciones pendientes. 

“No es correcto decir que cuando alguien muere también mueren sus deudas. Siempre que la persona haya dejado un patrimonio del cual se puedan pagar sus deudas esas deudas se mantienen vigentes”, explica el abogado Benjamín Gutiérrez. 

La idea que muchas personas tienen de que las deudas mueren con la persona puede haberse formado del hecho de que las deudas no se traspasan a los herederos. “La deuda se acaba cuando se acaba el patrimonio que dejó la persona fallecida”, aclara Gutiérrez.  

Según el abogado es muy frecuente que los bancos busquen cobrar las deudas por tarjeta de crédito de un ser querido fallecido cuando son de 300 mil colones en adelante. Además de la deuda, los bancos usualmente también piden cobrar a la herencia el costo del proceso legal que reclama la deuda. 

Evite que su familia lidie con el proceso legal de sus deudas. Una de las recomendaciones que hace el especialista de BG&A para facilitar el pago de nuestras deudas tras la muerte es tener un seguro de saldo deudor. Este seguro aplica para cualquier tipo de deuda que tengamos vinculada a una póliza determinada, ya sea por tarjeta de crédito u otros tipos de créditos.   

El costo del seguro dependerá de la deuda que queramos asegurar, ya sea nuestra tarjeta de crédito, hipotecas de casas, etc. Incluso, si queremos el seguro deudor para nuestra tarjeta de crédito lo podemos pedir al banco emisor de nuestra tarjeta.  

La otra recomendación principal es que siempre que tengamos bienes para heredar a nuestra familia, hagamos un testamento ante un notario. Un testamento además de abaratar un proceso sucesorio también evita conflictos familiares. 

Encuentrenos en nuestras redes y danos un Like:
Tagged